Al hablar de pensamiento lateral, no me refiero a pensar ladeando la cabeza, sino a emplear un nuevo enfoque para resolver problemas, usando puntos de vista diversos y sobre todo tratando de dar un salto que nos saque de nuestras pautas habituales de pensamiento lógico.

 

Antes de desarrollar el tema, veamos un ejemplo práctico para que vayamos intuyendo que es esto del pensamiento lateral:

 

manzano

Un manzano manzanas tenía. Al manzano subí y manzanas no comí. Al bajar manzanas no quedaron.

 

Ver Resultado

 

 

 

PENSAMIENTO CREATIVO

 

El pensamiento lateral, término que acuño Edward de Bono (psicólogo por Oxford), se considera un método creativo e imaginativo para la resolución de problemas de manera indirecta, organizando de una manera no ortodoxa los procesos del pensamiento, por tanto, empleando estrategias que normalmente no se tendrían en cuenta al hacer uso del pensamiento lógico.

 

Hablamos pues, de un pensamiento creativo, pero uno que se puede cultivar y desarrollar como una habilidad más, sin tener en cuenta las capacidades personales de cada cual.

 

gato-volador

Un gato muy atlético saltó desde el borde de la ventana de un noveno piso, y sin embargo no sufrió un solo rasguño. ¿Cómo es posible esto?

 

Ver Resultado

 

 

 

Lo normal al afrontar un problema es seguir el camino habitual de pensamiento: un lápiz sirve para escribir, una silla para sentarse, etc. Este método es válido, pero a la vez nos limita, pues constituye un patrón rígido que minimiza el número de posibles soluciones. El pensamiento lateral nos permitiría romper dicho patrón y alcanzar un abanico de posibilidades más amplio, de ideas más creativas para andar diversos caminos alternativos de pensamiento.

 

Para alcanzar ese camino indirecto e innovador, la técnica del pensamiento lateral propone que mediante provocaciones al pensamiento elijamos una dirección nueva que nos aleje del camino habitual.

 

El pensamiento, según Edward de Bono, se divide en dos fases: una primera de percepción y una segunda donde se procesan estas percepciones. Este proceso genera unas pautas que suscitan en nosotros un sistema de pensamiento lógico. Por ejemplo, veo una botella de agua vacía (fase perceptiva), pienso que sirve para rellenarla y beber (fase de procesamiento). El pensamiento lateral propone dar saltos conceptuales que posibiliten romper esta pauta de pensamiento para salirnos de este confort lógico de forma que la percepción se vea modificada y surjan nuevas soluciones alternativas, por ejemplo, usando la  botella anterior hago un comedero para pájaros.

 

botella-comedero-pajaros

 

 No pensemos que las soluciones que encontremos con esta forma de pensamiento creativo serán irreales o sin sentido, al contrario, son totalmente válidas y orientadas a la resolución del problema. El hecho de no haber usado un pensamiento lineal clásico (que sólo puede ir avanzando en sus conclusiones a partir de ideas lógicas igualmente lineales) no resta en absoluto validez ni al proceso ni al resultado.

 

En cualquier caso, tanto si este método nos acerca a una solución como sino (al igual que puede pasar con la lógica lineal), es evidente que sirve para desarrollar nuestra creatividad e ingenio.

 

Un alumno es examinado:

  • Profesor:  ¿Qué elijes: una pregunta difícil o varias fáciles?
  • Alumno:  Una difícil.
  • Profesor:  ¿De qué color es el coche de mi cuñado?

El alumno superó la prueba. ¿Qué contestó?

 

Ver Resultado

 

 

Sociedad y creatividad

 

Si hacemos una analogía entre la lógica y la sociedad, ambas basadas en patrones rígidos, es consecuencia natural que tendamos a desarrollar comportamientos y procesos cognitivos igualmente rígidos.

 

Si trasladamos el pensamiento lineal que nos lleva a un grupo concreto y típico de soluciones al ámbito de lo social y su interpretación, nos vemos normalmente abocados a lo mismo, que se traduce en asumir las creencias más extendidas y mayoritarias, llegando a las mismas conclusiones y resultados siempre. Esto puede ser un problema cuando nuestro malestar tiene un origen de tipo social/ambiental, pues nos encontramos que el proceso natural de comprensión de dicho malestar no nos permite contemplar otros caminos para la superación del problema.

 

Por ello, desde la psicología es normal que se incida en la necesidad de realizar procesos similares al pensamiento lateral, para poder ver soluciones más allá de la "normalidad", que tantas veces es la base del problema, de forma que las personas se puedan recomponer en base a nuevos patrones, con nuevas interpretaciones y caminos igualmente válidos y más adecuados a ellas.

 

Algunos meses tienen 31 días, otros solo 30. ¿Cuántos tienen 28 días?


 

Ver Resultado

 

¿Cómo es posible pinchar un globo sin que se escape aire y sin que el globo haga ruido?

 

Ver Resultado

 

 

Exceptuando determinadas áreas donde la creatividad es un activo a valorar, la mayoritaria realidad es que la actual sociedad de producción/consumo no requiere ningún exceso de creatividad, más bien todo lo contrario, por eso dicha creatividad se va viendo mermada a lo largo de nuestra vida. Un ejemplo de esto lo muestra el corto Alike, que versa sobre como la sociedad impone modelos lineales… y grises.