Algo tan tradicional como es la psicología, si se realiza mediante internet, o mediante lo que popularmente se denomina psicología online, ¿será adecuado para las personas? Tanto profesionales como usuarios coinciden en que si.

 

Hoy en día que las nuevas tecnologías forman parte de nuestra vida cotidiana, que duda cabe, hacemos la compra por internet, leemos periódicos digitales, nos comunicamos con amigos por redes sociales y sí, definitivamente también podemos acceder a terapias de ayuda psicológica a través de la psicología online.

 

 

Este tipo de terapia psicológica ha entrado con fuerza en el campo de los tratamientos psicológicos ofreciendo cercanía y comodidad a la persona que busca ayuda psicológica, pues le pone un psicologo online en frente de su monitor de manera casi inmediata.

 

La terapia online, como decíamos, permite a la persona que busca apoyo, orientación o tratamiento, conseguirlo de manera más fácil y directa. Permite un contacto más continuo puesto que las terapias incluyen apoyo entre sesiones a través de mail con lo que la terapia no se limita a las sesiones sino que hay un seguimiento de la evolución entre estas, lo que posibilita un mayor beneficio terapéutico.

 

A la vez encontramos que las personas "reticentes" a cualquier tipo de terapia psicológica se encuentran más cómodas con esta modalidad de consulta que les permite conservar su anonimato, se sienten menos "juzgadas" y les inspira más confianza a la hora de trabajar en las situaciones que les perturban, de modo que este tipo de terapia consigue establecer una buena relación terapéutica que de otro modo sería muy difícil generar.

 

Por otro lado, el hacer las sesiones desde un lugar que se percibe seguro como es nuestra casa, generalmente, proporciona a la persona una sensación de control y familiaridad sobre la terapia, consiguiendo de este modo una continuidad en la misma.

 

PSICOLOGÍA ONLINE COMO HERRAMIENTA DE ACCESIBILIDAD.

El desarrollo de este tipo de psicología online, abre una puerta a aquellas personas que por vivir fuera de núcleos urbanos, por problemas de movilidad o por otros trastornos que les impiden salir de su hogar, tienen serios problemas para poder acudir regularmente a las citas con el psicólogo.

 

También está resultando ser un buen recurso para aquellas personas que por falta de tiempo no pueden encajar las sesiones en sus responsabilidades diarias. Esta situación normalmente dificulta la continuidad en la terapia haciendo que el tratamiento se alargue en el tiempo y que los beneficios terapéuticos no sean tan manifiestos como en terapias en las cuales si hay tal continuidad. En cambio, la consulta online ahorra tiempo (no hay que desplazarse a la clínica) y evita el tener que dejar de atender las tareas cotidianas.

 

Otro de los grupos de personas que se están viendo beneficiados por la consulta online son los y las expatriadas, es decir, aquellas personas que por motivos laborales o personales viven en países extranjeros, y quieren seguir una terapia en su lengua materna. La psicología online les brinda la oportunidad de hacerlo sin que la diferencia horaria entre países sea un problema ya que la consulta online permite una gran flexibilidad de horarios.

 

Por todo esto la psicología online se está consolidando como la modalidad terapéutica de elección por su comodidad, rapidez, confidencialidad, eficacia y eficiencia en la consecución de objetivos terapéuticos.