Distimia, la depresión persistente

La distimia o el trastorno distímico, es un estado depresivo crónico cuyos síntomas son más leves que en la depresión. Se caracteriza por un estado de ánimo melancólico y de tristeza, en el que la persona siente que no consigue disfrutar plenamente de los aspectos positivos de su vida.

La distimia es un proceso de larga duración, a menudo años, cuyos síntomas son variables a lo largo del tiempo. Un alto porcentaje de los trastornos distímicos progresan a depresiones clínicas.

Si la tristeza es algo habitual en ti y no te permite disfrutar de los aspectos positivos de tu vida y este estado de ánimo te afecta en todas las área de tu vida... es posible que estés padeciendo un trastorno distímico.

CONSULTA AL PSICÓLOGO
Si necesitas comprender que te sucede y quieres informarte sobre la terapia para afrontarlo
CONSÚLTANOS


SÍNTOMAS DE LA DISTIMIA

El síntoma más habitual de la distimia es un estado de ánimo deprimido persistente casi todos los días a lo largo de un periodo de al menos dos años. Donde la persona lo vive como una dificultad para poder disfrutar de los aspectos positivos de su vida.

Este estado de ánimo viene acompañado por trastornos del sueño y de la ingesta pudiendo presentarse falta de apetito o ingesta compulsiva.

Se presentan igualmente problemas cognitivos: dificultades de concentración y/o memoria, así como dificultades para la toma de decisiones.

Depresión persistente

Desde el punto de vista físico, aparecen déficit de energía y fatiga continuada. También puede aparecer somatizaciones como dolores de cabeza.

CAUSAS

La causa de la distimia es multifactorial. Su origen apunta a una causa orgánica, activada por factores psicosociales como el estrés, personalidades autoexigentes y perfeccionistas.

Este trastorno es de inicio temprano y puede aparecer junto a otros trastornos como ansiedad o abuso de sustancias entre otros.

CONSECUENCIAS

Las consecuencias de la distimia es la incapacidad para disfrutar, generando gran malestar en las personas que lo sufren. Las personas con dismitia a menudo presentan dificultades en las relaciones personales puesto que suelen estar irritables lo que les llevan al aislamiento social.

La falta de energía y los déficit cognitivos disminuyen su productividad a la hora de realizar sus tareas laborales o cotidianas.

Distimia y depresión

TRATAMIENTO DE LA DISTIMIA

Los principales tratamientos de la distimia son por un lado, el farmacológico que corrige el déficit de serotonina presente en el trastorno junto con psicoterapia.

En PsicoGlobal centramos la psicoterapia en los siguientes objetivos:

Estado de ánimo.

Desarrollo de la capacidad de regular el estado de ánimo.

Activación conductual.

En la distimia hay un significativo deterioro de las actividades placenteras que la persona desarrolla. Con esta técnica establecemos una serie de actividades para que recuperes ámbitos placenteros de su vida.

Aumento de las habilidades sociales.

Una consecuencia de la distimia es la tendencia al aislamiento lo que a su vez es una fuente de insatisfacción. El aumento de habilidades sociales te permitirá recuperar tu faceta social.

Control de estrés.

El estrés es un factor de vulnerabilidad en la distimia, por eso un objetivo de la terapia es desarrollar tu capacidad para gestionar las situaciones estresantes de tu vida.

Resolución de problemas y toma de decisiones.

En la distimia hay una disminución de la capacidad de resolución de problemas y toma de decisiones, es por esto que un aspecto importante en la terapia es el desarrollo de estas capacidades.

Si te encuentras en esta situación y que la tristeza te invade y que no te permite vivir de manera satisfactoria, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Solicita al psicólogo una primera sesión de consulta en la que estudiaremos en profundidad la situación que atraviesas y diseñaremos la terapia más indicada para ti.



COMIENZA CON LA SOLUCIÓN
Afronta y supera el problema, da el primer paso en la búsqueda de soluciones
TERAPIA ONLINE INICIAR TERAPIA