Los celos, cómo controlarlos

Los celos forman parte de la relación de pareja en mayor o menor medida. Estos, que podemos llamar celos adaptativos tienen que ver con el apego y el vínculo con la persona amada y el miedo a perderla. Estos celos no generan distorsiones ni pensamientos suspicaces sobre la persona amada y su entorno ni generan sospechas con respecto a las relaciones que mantiene con otras personas más allá de la relación sentimental.

Los celos en la pareja

Los celos patológicos o celotipia se caracterizan por ser preocupaciones excesivas y reiteradas sobre la fidelidad y lealtad de la pareja. Estas preocupaciones generan una elevada ansiedad y un estado de hipervigilancia que lleva a desarrollar conductas de control sobre la pareja orientadas a la disminución del malestar emocional derivado de estas preocupaciones.

Si te preocupa excesivamente la fidelidad de tu pareja, si ejerces conductas de control sobre ella, sí el hecho de que tu pareja realice actividades fuera del entorno de la relación te genera ansiedad y pensamientos de sospecha y esto no te permite disfrutar de ella o te genera problemas en tu relación... es posible que tengas celos patológicos.

CONSULTA AL PSICÓLOGO
Si necesitas comprender que te sucede y quieres informarte sobre la terapia para afrontarlo
CONSÚLTANOS


SÍNTOMAS DE LOS CELOS

La sintomatología de los celos patológicos o celotipia no siempre es vista como un problema por la persona que lo sufre ya que en muchos casos se interpreta cómo una conducta demostrativa de preocupación y amor hacia el otro. No obstante la sintomatología de los celos patológicos es clara y se manifiesta en diferentes niveles.

A nivel cognitivo.

Las personas que sufren celotipia tienen habitualmente, pensamientos distorsionados e intrusivos sobre la posibilidad de infidelidad por parte de su pareja.

Por otro lado tienden a procesar los estímulos ambiguos cómo muestras inequívocas de infidelidad cómo pueden ser sonreír o mirar a otra persona, llamadas o mensajes de amigos o compañeros de trabajo que interpretan cómo señales o pruebas de una infidelidad real.

También suelen realizar comparaciones personales con respecto a otras personas con las que se relaciona su pareja, focalizando estas comparaciones en los aspectos positivos del otro y negativos de sí mismo.

Del mismo modo valoran la conducta de la pareja cómo muestras de amor y fidelidad. Por ejemplo, sí la pareja desea quedar con otra persona para hacer algún plan, la persona celosa lo interpretará cómo prueba de infidelidad o como mínimo como muestra de falta de interés en la relación.

Encontramos en la persona celosa una percepción exagerada de las amenazas que acechan a su relación. Interpreta como amenazas a otras personas con las que se relaciona su pareja. Percibe los deseos y necesidades personales de su pareja cómo prueba y amenaza de pérdida de interés en la relación. Incluso en algunos casos la vida sentimental anterior de a pareja se percibe como una amenaza para la relación.

A nivel conductual.

Encontramos conductas de control y supervisión del comportamiento de la pareja cómo son la revisión del móvil, preguntas frecuentes sobre quiénes son las personas con las que se relaciona y el tipo de relación mantienen con ellas. Qué actividades realiza cuando no está con ella y cómo gestiona el tiempo para verificar si esos tiempos se respetan y si no son respetados por cualquier circunstancia se interpretará como muestra de infidelidad por ejemplo sí habitualmente se llega a una hora y un día la pareja se retrasa esto se interpretará como señal de infidelidad.

Presentan conductas que les permitan el acceso continuo a la persona amada. Necesitan mantener el contacto de forma constante por ejemplo a través de llamadas telefónicas y si la pareja no responde a las llamadas, este silencio será interpretado cómo señal y amenaza de infidelidad.

También presentan conductas negativas en la interacción hacia el otro cuando sienten celos por ejemplo lanzan reproches sobre su manera de comportarse, critican a las personas con las que se relacionan o emiten juicios negativos sobre la pareja.

A nivel emocional.

Las personas con celos patológicos desarrollan sentimientos negativos hacia el entorno con el que se relaciona la pareja es decir, sus amigos, sus familiares, compañeros de trabajo,hacia sus gustos y aficiones personales.

Sienten desconfianza y suspicacia sobre aspectos de su pareja y su manera de comportarse.

También puede generar trastornos como ansiedad, depresión y la irritabilidad continua con explosiones de ira incontenible.

LOS CELOS Y SUS CAUSAS

La celopatía se produce por influencia de diferentes variables entre las que encontramos las siguientes:

Causas relacionadas con la inseguridad y la baja autoestima.

Las personas con celos patológicos presentan habitualmente un nivel de inseguridad personal alto y una baja autoestima, lo que lleva asumir como cierto el pensamiento de que no son lo suficientemente valiosos como para ser dignos del amor de la persona y que al ser poco valiosos su pareja, tarde o temprano, les abandonara por cualquier persona, puesto que todos los demás tienen más valía personal. Es por este pensamiento sobre si mismos que los celos y las conductas celosas tienen como objeto evitar la confirmación de esta creencia de poca valía personal.

Celotipia

Está creencia puede tener diferentes orígenes. El primero lo encontramos en la infancia en la que la persona no obtuvo el afecto y reconocimientos necesarios para generar una autoestima sana.

Otro origen lo encontramos en experiencias sentimentales traumáticas previas en las que fueron objeto de infidelidades.

Otro grupo de causas las encontramos en las características personales:

  • Personas que necesitan un elevado control sobre su entorno para sentirse seguras tenderán a tener más conductas controladoras y de supervisión de la persona amada.
  • Personas con alta intolerancia a la incertidumbre tenderán a rebajar la ansiedad que les genera la incertidumbre a través de estás conductas de control.
  • Personas preocupadas por su imagen social tenderán a conductas celosas para prevenir infidelidades y evitar de este modo, convertirse en el centro de comentarios de su entorno.

Otra de las causas determinantes de los celos patológicos son las creencias y expectativas falsas sobre el amor y las relaciones. Creencias como qué el amor significa desear estar todo el tiempo juntos o que si de verdad mi pareja me ama debe tratar de agradarme en todo momento satisfaciendo mis necesidades y deseos, llevan a las personas celosas a interpretar comportamientos sanos como querer quedar con otras personas o tener tiempo para cubrir necesidades personales cómo muestras inequívocas de infidelidad.

Ciclo de los celos

CONSECUENCIAS DE LOS CELOS

Las consecuencias de los celos se manifiestan tanto en la persona que los sufre, la persona objeto de los celos y la propia relación de pareja:

Las consecuencias de los celos a nivel personal son trastornos como ansiedad, depresión irritabilidad y dificultad para controlar la ira con la pareja y con el entorno. Sensación de pérdida de control sobre la relación, sentimientos de culpabilidad y una perdida gradual de la autoestima.

Las consecuencias para la otra persona suelen ser sentimientos de frustración, distancia emocional con la pareja, miedo a las reacciones de la pareja. Sentimientos de confusión sobre la adecuación y la idoneidad de sus conductas, necesidades y deseos personales que les hace desarrollar emociones de culpabilidad.

Las consecuencias para la pareja es el establecimiento de dinámicas disfuncionales, como el establecimiento de una comunicación negativa e ineficaz.

Se crea al mismo tiempo una dinámica de acercamiento y alejamiento de los miembros. La conducta de control de la persona celosa genera como reacción una conducta de alejamiento en la persona objeto de los celos para preservar su autonomía e intimidad. Ésto es interpretado por la persona celosa como señal de infidelidad y ejerce más conductas de control sobre la pareja y como consecuencia, la persona objeto pone más distancia, esto a su vez hace que la persona celosa aumente su nivel e intensidad de las conductas controladoras creando esta dinámica de acercamiento y alejamiento que siempre será fuente de conflicto en la relación.

En definitiva la persona objeto de los celos buscará protegerse de las conductas de control y la persona celosa intentará eliminar sus miedos sobre la infidelidad a través del aumento de las conductas de control.

Todo esto llevará a situaciones insostenibles en la relación que pueden por último, comportar la ruptura de la relación.

TRATAMIENTO DE LOS CELOS

En PsicoGlobal te ayudamos a gestionar tus celos combinando diferentes técnicas:

Trabajaremos en el cambio de pensamientos disfuncionales e irracionales que presentas sobre las relaciones, los comportamientos de la pareja y la infidelidad.

Aprenderás conductas para neutralizar y eliminar los rituales de control sobre tu pareja.

Trabajaremos en el aumento de la confianza en la pareja y el cambio de expectativas y creencias sobre las relaciones.

Durante la terapia también aprenderás estrategias de aumento y refuerzo de la autoestima, dotándote de un autoconcepto más positivo.

Todas estas estrategias están apoyadas por materiales y documentos de ayuda para un óptimo desarrollo de la terapia.

Solicita al psicólogo una primera sesión de consulta en la que estudiaremos en profundidad la situación que atraviesas y diseñaremos la terapia más indicada para ti.



COMIENZA CON LA SOLUCIÓN
Afronta y supera el problema, da el primer paso en la búsqueda de soluciones
TERAPIA ONLINE INICIAR TERAPIA