La asertividad y su desarrollo

La asertividad es una habilidad social que nos permite expresar nuestros derechos, opiniones, ideas, necesidades y sentimientos de forma consciente, clara, honesta y sincera sin herir o perjudicar a los demás. Cuando nos comunicamos de manera asertiva actuamos desde un estado interior de autoconfianza y autoafirmación en vez de hacerlo desde emociones limitantes como pueden ser la ansiedad, la culpa, la rabia o la ira .

La asertividad parte de la idea de que todo ser humano tiene unos derechos fundamentales que debemos respetar para nosotros mismos como para los demás, por tanto la asertividad no pretende lograr lo que nosotros queremos a través del control o la manipulación de los demás, muy al contrario lo que pretende es ayudarnos a ser nosotros mismos, desarrollando nuestra autoestima a través de la comunicación interpersonal eficaz dese el respeto a nosotros mismos y a los demás.

La asertividad incluye tres áreas principales:

La autoafirmación

Consiste en defender nuestros derechos y expresar nuestras propias opiniones.

La expresión de sentimientos negativos

Nos permite manifestar nuestro desacuerdo o desagrado de forma adecuada. Así como gestionar las críticas tanto recibidas como emitidas.

La expresión de sentimientos positivos

Que nos permite comunicar agrado o afecto hacia los otros.

Si te cuesta decir no, expresar tus opiniones con libertad, emitir o recibir críticas o gestionar conflictos... es posible que tengas un déficit de asertividad

CONSULTA AL PSICÓLOGO
Si necesitas comprender que te sucede y quieres informarte sobre la terapia para afrontarlo
CONSÚLTANOS


TIPOS DE EXPRESIÓN

Como seres sociales que somos, gran parte de nuestro tiempo lo invertimos en comunicarnos con los demás. A lo largo del día tenemos multitud de interacciones sociales en las que nos es imprescindible expresarnos y poner en marcha nuestras habilidades sociales. En estas interacciones sociales podemos exhibir diferentes estilos de comunicación, estos son los estilos pasivo, agresivo o asertivo.

grafico asertividad

Estilo de comunicación pasivo

En este estilo de comunicación no se defienden los derechos personales poniendo por encima de los propios los derechos e intereses personales de los demás.

Las características de este estilo de expresión son las siguientes:

Conducta verbal y no verbal:

  • volumen de voz bajo, bloqueos en el habla y vacilaciones, silencios y muletillas.
  • Evitación de la mirada y del contacto ocular, cara tensa, gestos desvalidos, postura hundida.
  • Nerviosismo.

Emociones:

  • Impotencia.
  • sentimientos de culpabilidad.
  • baja autoestima.
  • frustración.
  • ansiedad.

Las personas pasivas no expresan adecuadamente lo que sienten o lo que quieren o lo expresan de forma insegura y desde la culpabilidad.

Tienen dificultades para rechazar peticiones sintiéndose culpables cuando lo hacen.

Dan más credibilidad a lo que piensan o sienten los demás por temor a que se ofendan. Permitiendo que los involucren en situaciones que no son de su agrado.

Se sienten obligadas a dar explicaciones de sus comportamientos buscando la aprobación de los demás.

Adaptan sus comportamientos a las demandas de los demás o a lo que creen que se espera de ellas.

No afrontan los conflictos, porque anticipan consecuencias negativas como el rechazo si expresan sus sentimientos o deseos a los demás.

En ocasiones pueden tener explosiones emocionales que escapan a su control.

Agresividad

Conducta verbal y no verbal:

  • Volumen de voz bajo, bloqueos en el habla y vacilaciones, silencios y muletillas.
  • Evitación de la mirada y del contacto ocular, cara tensa, gestos desvalidos, postura hundida.
  • Nerviosismo.

Emociones:

  • Impotencia, sentimientos de culpabilidad, baja autoestima, frustración, ansiedad.

Las personas agresivas pueden mostrarse seguras y directas a la hora de expresarse pero lo hacen de manera inadecuada, expresando sus emociones y opiniones de manera hostil y exigente hacia los otros.

Toman los conflictos como un ataque personal en el que solo se puede ganar o perder, por lo que no respetan los derechos y sentimientos de los demás.

Pueden mostrar también agresividad física, no solo verbal.

Asumen que su manera de expresarse esta justificada porque creen que parten de la sinceridad y de decir lo que piensan, pero no tienen en cuenta los sentimientos de los demás ni las consecuencias de su comportamiento en los demás.

Comunicación agresiva

Asertividad

Conducta verbal y no verbal:

  • Nivel de voz conversacional, contacto ocular directo, habla fluida, gestos firmes, postura erecta.
  • Expresión en primera persona, verbalizaciones positivas, capacidad para pedir aclaraciones.
  • Postura corporal relajada.

Emociones:

  • Tranquilidad, respeto a uno mismo autoaceptación, sensación de control emocional.

La persona asertiva es consciente de lo que siente y desea en cada momento y se acepta incondicionalmente de forma independiente a la aceptación de los demás.

Da igual validez a sus sentimientos, necesidades y opiniones que a las de los demás.

Sabe comprender sus sentimientos y las de los demás por lo que acepta de forma serena los conflictos con los demás llegando a acuerdos siempre que sea posible.

Son personas congruentes entre lo que piensan, hacen, dicen y sienten por lo que transmiten honestidad y confianza a los demás.

Expresa adecuadamente sus opiniones, deseos y sentimientos sin herir a los demás.

Gente asertiva

IMPORTANCIA DE LA ASERTIVIDAD EN LAS RELACIONES SOCIALES

Dado que en nuestras vida mantenemos un contacto social continuo, la asertividad nos permite que estas relaciones sociales sean satisfactoria. Mejorar nuestra asertividad nos permite:

  • mejorar nuestra autoestima.
  • Facilita la comunicación gracias a la minimización de malas interpretaciones de nuestros mensajes por parte de los otros.
  • Favorece las emociones positivas, en uno mismo y en los demás.

La asertividad se relaciona con un buen equilibrio emocional y una sana autoestima. Por contra las personas poco asertivas suelen experimentar sentimientos de aislamiento, sentimientos depresivos, miedo o ansiedad en las situaciones sociales.

Diversas investigaciones han mostrado que quienes aumentan su asertividad suelen experimentar:

  • Un significativo aumento de autoestima y percepción de autoeficacia.
  • Descenso de la ansiedad provocada por situaciones sociales.
  • Aumento de sus habilidades sociales y comunicación con los demás estableciendo relaciones más satisfactorias.
  • Aumento de conductas prosociales hacia los otros y un aumento de sus sentimientos positivos.

CAUSAS DEL DÉFICIT DE ASERTIVIDAD

La asertividad no es una conducta innata que heredemos genéticamente. La asertividad forma parte de nuestro aprendizaje social, aprendemos a ser asertivos, pasivo o agresivos dependiendo de nuestros modelos de conducta y de los reforzados que hayamos sido mostrando uno u otro tipo de comunicación.

En nuestra infancia aprendemos conducta sociales a través de los comportamientos que observamos en los modelos que tenemos disponibles (padres, hermanos, profesores, amigos...) e imitamos sus conductas. Dependiendo de que tipo de comunicación exhiban los modelos de conducta asumiremos como propios las conductas de éstos.

Otro de los factores involucrados en el desarrollo de nuestro estilo de comunicación son los refuerzos positivos (premios) o los refuerzos negativos (castigos) que hayamos recibido al emitir conductas sociales. Si somos reforzados con atención, halagos o aprobación tras emitir conductas pasivas o agresivas tenderemos a aumentar y generalizar la conducta premiada. Si por el contrario somos castigados por emitir conductas asertivas, ya sea con reproches, recriminaciones o desprecios tenderemos a eliminar este tipo de comportamientos de nuestro repertorio de conducta social.

Gente asertiva

CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE ASERTIVIDAD

La consecuencia fundamental de la falta de asertividad queda patente en el plano social, en el cual las personas no asertivas sienten que no es una fuente de satisfacción sino de conflicto personal y frustración.

La falta de asertividad genera estados de ánimo negativos puesto que las personas sienten que no son dueñas de si mismas, o bien porque no se respetan en lo que quieren o sienten o bien porque todo desacuerdo con los demás les lleva a estados de ira.

Esto al final puede ser traducido como una falta de control emocional que les puede llevar en última instancia al aislamiento para no tener que exponerse a estas situaciones que son generadoras de estrés y ansiedad.

DESARROLLO DE LA ASERTIVIDAD

Como habilidad social que es, la asertividad es una conducta y no una característica personal, y por tanto, como cualquier otra conducta puede aprenderse. En PsicoGlobal, trabajamos la asertividad en diferentes planos y con diferentes técnicas:

  • Técnicas de reestructuración cognitivas, con las que conseguirás manejar los pensamientos que te impiden mostrar tu autoafirmación.
  • Técnicas de conductas, con las que aprenderás a expresar tus deseos, opiniones, ideas o sentimientos a los demás de manera asertiva y desde la autoconfianza.

Si te encuentras en esta situación y te cuesta ser una persona asertiva no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Solicita al psicólogo una primera sesión de consulta en la que estudiaremos en profundidad la situación que atraviesas y diseñaremos la terapia más indicada para ti.



COMIENZA CON LA SOLUCIÓN
Afronta y supera el problema, da el primer paso en la búsqueda de soluciones
TERAPIA ONLINE INICIAR TERAPIA