Emociones

Soledad - Sindrome del nido vacio.

Una vez que los hijos abandonan el hogar para comenzar a vivir de forma independiente, los cuidadores, sobretodo las madres, sienten un profundo vacío. El hecho de que un hijo deje el hogar familiar para formar una nueva familia o para comenzar una vida separado del núcleo familiar, sume a los padres en una gran angustia.


En estas situaciones los padres se dan cuenta de que ya nos son tan necesarios en la vida de los hijos, y en muchas ocasiones, sobretodo en el caso de las madres, las cuales muchas han centrado el eje de sus vidas en el cuidado y atención de sus hijos, sienten que aquello que daba significado a su existencia ya no está.

 

SÍNTOMAS MÁS COMUNES DEL SÍNDROME DEL NIDO VACÍO

  • Sentimientos de vacío e inutilidad
  • Melancolía de tiempos pasados
  • Sentimientos de tristeza.
  • Desmotivación para realizar las tareas cotidianas
  • Fatiga
  • Ansiedad
  • Problemas sexuales

Esta nueva situación supone para ellos un reto, ya que han vivido muchos años al servicio de los demás y ahora deben invertir su tiempo en si mismos, por lo que deben desarrollar nuevas destrezas y conductas que les ayuden a superarla.

 

En este momento los padres deben revaluar su matrimonio y deben asumir que los hijos ya no están y que este es el curso normal de la vida, es decir, los hijos deben salir del hogar paterno. También es el momento en que los padres deben revaluar la relación con sus hijos, deben pasar de tratarlos como personas dependientes y sobre los que pueden ejercer influencia, a tratarlos de igual a igual, como otro adulto.

 

soledad-banco-parque

 

Es fundamental que los padres hablen y se comuniquen como están viviendo esta situación, que se expresen su dolor y sus inquietudes, ya que esto les hará unirse más y buscar soluciones conjuntas.

A la par, es beneficioso dedicar más tiempo a la pareja, compartir actividades, reforzar la relación en el plano amoroso y sexual.

Es importante retomar aficiones abandonadas o descubrir nuevas actividades en las que invertir nuestro tiempo, favoreciendo las citas con los amigos, viajes, etc.

En muchas ocasiones esta situación coincide con otro gran acontecimiento vital que es la jubilación, con lo que el tiempo libre se multiplica, por lo que quizás llega el momento de plantearse aprender aquellas cosas que siempre fueron de interés pero que por falta de tiempo nunca pudieron hacerse, por ejemplo clases de informática, pintura, canto, baile... Esto ayuda a estructurar el tiempo entorno a una actividad con la que se ha adquirido un compromiso y permite seguir manteniendo un buen nivel tanto físico como mental.

Y lo más importante de todo es darse cuenta que aunque ya no nos dediquemos al cuidado de los hijos, seguimos siendo muy importantes para ellos y que aunque igual ya no nos necesitan en el día a día, seguirán requiriendo de nuestra experiencia y enseñanzas para seguir su camino en la vida.

 

 

 

 



- También te puede interesar...


3 Comentarios

Comentarios

Enviar


Isabelita
Muy interesante el texto del nido vacío ,no siendo mi caso ,yo viví en otro país distinto al mío ,allí cuide a mi esposo que ya falleció y vivíamos con una hija ,que sencillamente sintió alivio cuando decidí regresar a mi país de origen ,también tengo otra hija ,le críe sus hijos y ahora soy mama desechable ,estoy muy triste y abatida y no se cómo comenzar mi vida de cero a los 64 ,que opina usted
12/10/2016

Hola Isabelita, por lo que comentas un proyecto importante en tu vida ha sido el cuidado y dedicación a los demás, pero ahora por las circunstancias esa parte de tu vida no está siendo desarrollada, quizás sea por ahí por donde debas empezar. Puede ser un buen proyecto el ayudar a los otros, quizás como voluntaria en alguna asociación. Esto te proporcionará una vinculación con los demás, que es una parte fundamental para mantener nuestra salud emocional y un proyecto en el que desarrollarte.
13/10/2016

Alejandra Galindo
Sin duda que tiene sus efectos cuando los hijos se van, es una etapa que requiere reflexión, resignificación y en parte es un excelente momento para mirar las relaciones padre/madre-hijos(as) en perspectiva, lo cual podría incluso tener sus grandes ventajas. Otra opción para prevenir que se trate de una situación demasiado amarga es trabajar con lo que creemos que es el deber ser padre/madre ¿nos enseñaron que es una labor de sacrificio, de entrega total y reducción de las propias necesidades? como en toda relación, cuando nos olvidamos de nostros(as) mismos(as) hay consecuencias más graves cuando hay una "perdida" (entre comillas, porque como bien dicen, no es que la relación termine, solo es diferente). Tal vez el trabajo de independencia y proyecto personal no es solo para que los hijos(as) lo alcancen, sino también los propios padres para evitar desarrollar co-dependencias o que el proyecto de vida sean solo los hijos(as). ayudapsicologicacognitivoconductual.com/
15/11/2016

TOP