La hafefobia es el miedo irracional y desmesurado al contacto físico con los demás, ya sea porque los demás nos toquen o porque nosotros toquemos a los demás. Este miedo a pesar de que ha existido antes de la pandemia, es ahora por el miedo al contagio cuando más se está manifestando.

 

 

Esta pandemia esta teniendo un gran impacto desde el punto de vista sanitario y es un desafío tanto para nuestra sistema sanitario, como para la sociedad en su conjunto y de forma individual para cada uno de nosotros dependiendo de como el coronavirus ha impactado en nuestra vida.

También desde el punto de vista psicológico esta pandemia está potenciando diversos trastornos. Entre los trastornos que nos estamos encontrando frecuentemente encontramos la fobia social, la hipocondría, la nosofobia, la agorafobia, el síndrome de la cabaña y la hafefobia.

 

¿Qué es la hafefefobia?

La hafefobia es un miedo irracional y persistente a ser tocados o tocar a los demás. Este miedo genera un sufrimiento importante a la persona que lo padece.

Las personas que sufren hafefobia experimentan un miedo extremo en situaciones en las que el contacto físico forma parte de la interacción con los demás. Situaciones tan cotidianas como abrazar a otros, saludar con dos besos o un apretón de manos les genera una elevada ansiedad incluso con personas que puedan ser de confianza como amigos o familiares.

manos hafefobia

Estas situaciones pueden llegar a generarles tal ansiedad que eviten situaciones en las que anticipan posibles contactos físicos por lo que en extremo, pueden llegar a aislarse completamente de los demás.

 

Síntomas de la Hafefobia.

Como todas las fobias, la hafefobia presenta síntomas en tres niveles.

  • Nivel fisiológico: en este nivel la sintomatología es fundamentalmente física, experimentando taquicardias, sensación de ahogo, sudoración, sensación de tener una “bola en el estómago”, tensión muscular, entre otros.
  • Nivel cognitivo: en este nivel lo que se experimenta son pensamientos negativos y catastróficos entorno al estímulo fóbico, estos pensamientos se pueden relacionar con la posibilidad de contagiarse o contagiar a los demás, pensamientos de muerte u otros asociados a consecuencias que se perciben como catastróficas.
  • Nivel conductual: en este nivel encontramos las conductas que la persona pone en marcha para lidiar con la situación y con su propia ansiedad, en general encontramos que estas conductas son las de evitación, como evitar relacionarse con los demás para así asegurar que no va a haber contacto con los otros. También en este nivel encontramos conductas de huida o escape, por ejemplo, salir de una tienda si la persona ve que han entrado otras personas a las que va a tener que saludar. 

 

Hafefobia y coronavirus

Esta fobia no es nueva ni se ha generado a partir del coronavirus, sino que ya existía y la experimentaban diferentes personas antes de la pandemia.

No obstante la pandemia nos ha hecho cambiar nuestros hábitos relacionales como forma de evitar el contagio, entre estos cambios está el distanciamientos social que exige que no mantengamos el contacto, evitando tocar a los demás y por tanto que eliminemos de nuestra interacción los abrazos, los besos, los saludos y otras formas habituales de interacción.

Esta situación, que se alarga en el tiempo, ha hecho que muchas personas hayan asociado toda interacción con los demás como situaciones de máximo riesgo y es por esto, que cuando están en presencia de otras personas se dispara su miedo a poder ser tocadas o tocar a otros.

 

Terapia para superar la hafefobia

No todas las personas que actualmente mantienen distancia social y evitan el contacto con los demás, padecen o padecerán en el futuro hafefobia. Muchas de estas personas evitan el contacto pero desean tenerlo y volverán a la interacción habitual cuando la situación se normalice y sea segura para todos.

Sin embargo, a pesar de que las personas que padecen hafefobia también desean tener contacto, el miedo que experimentan es tal que su única manera de gestionarlo es evitando la interacción incluso aunque la situación pueda ser segura.

Y es aquí, cuando la terapia puede ser un recurso importante para estas personas, a fin de que les ayude a superar su miedo.

terapia hafefobia

La terapia de elección para esta fobia es la terapia cognitivo conductual, que se dirige a hacer modificaciones en los tres niveles de la ansiedad.

  • Fisiológico: a través de técnicas de relajación para que la persona pueda controlar y modular la hiperactivación que se genera en las situaciones de ansiedad.
  • Cognitivo: las técnicas de reestructuración y de gestión del pensamiento negativo, permitirán a la persona controlar los pensamientos que activan los miedos y desencadenan el proceso de ansiedad.
  • Conductual: con técnicas de exposición, la persona consigue poco a poco vencer su miedo acercándose con seguridad al estímulo fóbico.

Si sientes que estás desarrollando un miedo al contacto con los demás, que te paraliza y que está haciendo que tu vida se complique, si este miedo te está limitando en tu día a día recuerda que hay solución y que la terapia te puede ayudar a superarlo.

 

Te puede interesar:

Miedo a la muerte.

¿Cuáles son los tipos de ansiedad más habituales?