El síndrome del corazón roto, como veremos a continuación, es un síndrome que puede ser provocado por estrés, ansiedad o cualquier evento vital estresante. Es una afección que puede afectarnos a cualquiera y que tiene una gran prevalencia. Aun así, muchas personas desconocen qué es.

Por ello, en la entrada de hoy hablaremos sobre qué es el síndrome del corazón roto, cuáles son sus principales características, qué relación guarda con el estrés agudo y qué podemos hacer para prevenirlo.

Qué es el síndrome del corazón roto y cómo se relaciona con el estrés

El síndrome del corazón roto también puede ser conocido como “síndrome o miocardiopatía de Tako-Tsubo”, “miocardiopatía de estrés” o por el nombre de “abombamiento apical”. Tal y como comentan Vergel et al. (2017) en su estudio, se trata de una enfermedad que puede llegar a confundirse con un síndrome coronario, ya que lo que ocurre es que se presentan anormalidades cardiacas (en los ventrículos del corazón). Es un síndrome, en la mayoría de los casos, agudo (de aparición súbita y grave) y reversible.

En la mayoría de las ocasiones este síndrome se produce por estar expuestos a situaciones estresantes agudas. Cuando vivimos una situación estresante se liberan catecolaminas en mayor proporción a lo que el cuerpo presenta en una situación normal (Aguirre et al. 2011).

Las catecolaminas son hormonas que fluyen por el sistema circulatorio y que incluyen adrenalina, dopamina y noradrenalina. Esta gran cantidad de catecolaminas produce síntomas que se pueden confundir con un síndrome coronario agudo como, por ejemplo: incremento de las enzimas, cambios en el electrocardiograma (similares a los de un síndrome coronario), abombamiento del ventrículo izquierdo, etc. (Aguirre et al. 2011).

En cuanto a su prevalencia, se estima que entre el 1 y el 3% de las personas que acuden a consulta con una sospecha de un posible cuadro coronario, finalmente presentan el síndrome del corazón. Esto aumenta en el caso de las mujeres, ya que en este grupo entre el 6 y el 9% de las personas que acuden con una sospecha acaban teniendo este síndrome. Además, se estima que el 90% de los casos se producen en mujeres después de la menopausia (Vergel et al., 2017).

Cuáles son sus principales características

Como hemos comentado, a nivel físico nos encontramos con características similares a las de un cuadro coronario agudo. Tal y como se ha mencionado, se producen alteraciones en el electrocardiograma, la angiografía coronaria suele ser normal (a diferencia de los infartos donde se producen obstrucciones en los vasos sanguíneos), alteraciones en el ecocardiograma (se pueden ver incrementos o cambios en la forma del corazón), alteraciones en los análisis de sangre (estas personas presentan más enzimas cardíacas de las que se podrían considerar normales) y alteraciones en la resonancia magnética cardíaca (Clínica Mayo, 2021).

A nivel psicológico suelen ser personas que en los días previos han presentado algún evento vital estresante. Por ejemplo, en el estudio de Vergel et al. (2017) se narra el caso de una mujer que acude a urgencias y le diagnostican un infarto agudo de miocardio. Después de una evaluación psiquiátrica se dan cuenta de que la mujer ha vivido la muerte violenta de uno de sus hijos dos días antes. Aguirre et al. (2011) describen otro caso donde una mujer, en los días previos a presentar esta enfermedad, ha sido protagonista de discusiones familiares y laborales de importancia.

Por lo que podemos ver, los eventos vitales estresantes son clave en esta afección y se presentan antes de los síntomas físicos. Por lo que hacer un correcto diagnóstico y tener en cuenta los eventos vitales estresantes es de vital importancia cuando acude a consulta una persona con esta problemática.

Eventos vitales estresantes

Ahora bien, teniendo en cuenta lo que hemos comentado en el punto anterior, es importante identificar qué son los eventos vitales estresantes. Si hacemos uso de la información que podemos encontrar en la Clínica Mayo (2021), esta conocida clínica destaca que el síndrome del corazón roto, en la mayoría de las ocasiones, se produce después de que haya existido un evento físico o emocional que se haya vivido con gran estrés. Por ejemplo:

  • Haberse infectado de COVID-19 (Guadarrama et al., 2021)
  • Problemas médicos agudos como ataques de asma, fracturas de huesos, etc.
  • Una operación
  • La muerte de un ser querido
  • Una discusión con una persona relevante
  • Problemas o estrés laboral
  • Problemas de pareja como, por ejemplo, un divorcio o una separación
  • Jubilación
  • Cambios en la situación económica
  • Problemas legales
  • Etc.

En otras palabras, podemos considerar que un suceso vital estresante es todo aquel evento que nos genere ansiedad, estrés o una respuesta emocional fuerte o intensa. Estos pueden ser de índole física, sociocultural, educativa, laboral, económica, personal, social, etc.

Estrategias de prevención del estrés

Como hemos visto, las situaciones de estrés están estrechamente relacionadas con el padecimiento del síndrome del corazón roto. Por ello, realizar una terapia para gestionar el estrés es de vital importancia. En esta terapia, entre otras cosas, aprenderás estrategias de prevención y gestión del estrés como, por ejemplo:

  • Una correcta higiene del sueño
  • Evitar el consumo de sustancias (incluidos el alcohol y el tabaco)
  • Tener una buena rutina de ejercicio físico
  • Mantener una dieta equilibrada
  • Aprender técnicas de relajación y respiración
  • Aprender a reconocer qué son y cómo manejar los factores externos
  • Práctica de la reestructuración cognitiva
  • Equilibrar actividades placenteras con aquellas que no lo son tanto
  • Organizar de manera correcta y equilibrada las obligaciones

Conclusiones

A modo de resumen podríamos decir que el síndrome del corazón roto está relacionado con las situaciones de estrés porque es en estas donde se liberan, en mayor proporción de lo necesario, unas sustancias llamadas catecolaminas. Estas producen síntomas que pueden confundirse con un síndrome coronario.

Por ello, mantener la ansiedad y el estrés en niveles óptimos es de gran importancia, aunque estemos viviendo un suceso vital estresante. Para ello podemos ayudarnos de una terapia para gestionar el estrés. En PsicoGlobal, pioneros en terapia online, podemos ayudarte con ello, ya que tenemos una gran experiencia diseñando e implementando terapias para la gestión del estrés y la ansiedad.

CONSULTA DE PSICOLOGÍA ONLINE

Previene el estrés con ayuda de nuestro equipo de psicólogos


Empieza la terapia ahora con un descuento del 50% en la primera sesión.

EMPEZAR TERAPIA

Referencias bibliográficas

  • Aguirre, D. M., Mejía, D. T., Atehortua, D. F. L., Florez, J. S., & Vasquez, E. V. O. (2011). Enfermedad del corazón roto o síndrome de Tako Tsubo. Revista de estudiantes de medicina de la Universidad Industrial de Santander, 24(1), 123-127. Recuperado de revistas.uis.edu.co
  • Clínica Mayo. (2021). Síndrome del corazón roto: síntomas y causas. Recuperado de mayoclinic.org.
  • Guadarrama, V. M. F., Astudillo, J. M. F., & López, M. C. (2021). Síndrome del corazón roto en la nueva realidad pos-COVID-19. CIENCIA ergo-sum, 28(4). Recuperado de cienciaergosum.uaemex.mx
  • Vergel, J., Tamayo-Orozco, S., Valejo-Gómez, A. F., Posada, M. T., & Restrepo, D. (2017). Síndrome del corazón roto y estrés agudo. A propósito de un caso. Revista Colombiana de Psiquiatría, 46(4), 257-262. Recuperado de scielo.org.co