En la entrada de hoy vamos a hablar sobre cuál es la relación entre la autoestima y las relaciones tóxicas o poco saludables. Antes de empezar nos gustaría explicar los dos conceptos.

Por un lado, cuando hablamos de autoestima nos referimos a la valoración positiva o negativa que una persona hace sobre sí misma y, por otro lado, cuando hablamos de relaciones tóxicas, nos referimos a todas aquellas relaciones en las que, teniendo en cuenta los límites establecidos por ambos integrantes de la pareja, una de las dos partes no se siente libre de hacer lo que quiera. En el caso de que quieras más información sobre estos dos conceptos, te recomendamos que leas nuestros artículos sobre autoestima y relaciones tóxicas.

¡Empezamos!

¿Cómo se relaciona la autoestima con las relaciones?

Es importante tener en cuenta que la autoestima que cada persona tenga, tanto si es alta como si es baja, afectará o influirá en la manera que tengamos de relacionarnos con otras personas, independientemente de si las relaciones son amorosas, de amistad, familiares, etc.

A continuación, te lo explicamos:

  • Si tenemos una baja autoestima significará que no sentimos aprecio por nosotros mismos y esto puede hacer que tomemos actitudes pasivas, agresivas o pasivo-agresivas a la hora de relacionarnos con los demás.
  • En el caso de que tengamos una buena autoestima, tendremos tendencia a respetarnos tanto a nosotros mismos como a los demás. En otras palabras, nuestro estilo comunicacional será principalmente asertivo.
  • Si se diese el caso de que tuviésemos una autoestima demasiado alta nos relacionaríamos con los demás de manera agresiva.

En los siguientes apartados explicaremos cómo se relaciona todo esto con las relaciones de pareja.

 

¿Cuál es la relación entre la autoestima y las relaciones tóxicas?

Es un tema bastante amplio, pero a manera de resumen podríamos decir que cuando una persona tiene una baja autoestima tiene tendencia a aceptar relaciones en las que se sufre daño, ya sea a nivel emocional, a nivel físico o ambos.

La explicación, aunque sea dura, es la siguiente; cuando una persona tiene baja autoestima significa que hace una mala valoración sobre sí misma y, como comentamos en el segundo artículo de esta serie sobre artículos de autoestima, titulado tipos de autoestima, también implica (Ross, 2014):

  • No tener respeto sobre uno mismo.
  • Llegar a hacer cualquier cosa por conseguir la aprobación de los demás.
  • Si se reciben humillaciones se aceptan porque la persona, en el fondo, puede llegar a seguir que las merece.

Todo ello, como acabamos de mencionar, puede hacer que la persona crea que no es merecedora de afecto y admita las humillaciones y desprecios porque, en cierto modo, cree que se las merece o que ha hecho algo malo para merecerlo.

relacion-toxica

Además, también tenemos que tener en cuenta que, en ocasiones, una persona tiene una autoestima media o incluso buena y que, a raíz de una relación tóxica, su autoestima disminuye. Es decir, las relaciones tóxicas pueden hacer que una persona se valore a sí misma de mala manera, aunque al inicio de la relación tuviese una autoestima más o menos saludable.

Por todo ello, podríamos decir que una relación tóxica puede influir negativamente en una autoestima buena o media y que una abaja autoestima puede ser un factor determinante a la hora de mantener o permitir una relación tóxica.

Relación entre autoestima y dependencia emocional

Recordemos que la dependencia emocional se define como relaciones en las que existe una idealización de la otra parte, miedo a que la pareja le abandone, miedo al rechazo de la otra parte, miedo a la soledad, dificultad para tomar decisiones, necesidad de agradar a la pareja, necesidad de estar con la otra parte en todo momento, pérdida de autonomía, sentimientos de vacío, sentimientos de culpa, ansiedad de separación y baja autoestima, entre otros.

Algunos autores como Castelló (2005) establecen que hay una relación clara entre la baja autoestima y la dependencia emocional. Al fin y al cabo, en la dependencia emocional puede llegar a existir un miedo intenso a la soledad ante el pensamiento de una posible ruptura y este miedo podría hacer que la persona tolerara ciertos comportamientos tóxicos con el objetivo de no perder la relación.

Además, investigaciones como la de Marín (2019) concluyen que existe una fuerte relación entre la dependencia emocional y la autoestima. En esta investigación también se concluye que una buena autoestima es un elemento protector de cada a desarrollar relaciones tóxicas. Esto quiere decir que, una persona con una buena autoestima tendrá menos probabilidades de verse en medio de una relación no saludable.

Otro aspecto a destacar es que en las relaciones en las que existe dependencia emocional la autoestima puede fluctuar teniendo en cuenta la dirección en la que vaya la relación. En otras palabras, si la relación va bien, la autoestima subirá y si la relación va mal, la autoestima descenderá.

Conclusiones

La autoestima es determinante a la hora de relacionarnos con los demás. Cuando tenemos una buena autoestima tenemos tendencia a tener estilos comunicacionales asertivos y cuando tenemos una baja autoestima solemos comportarnos de manera pasiva, agresiva o pasivo-agresiva.

En cuanto a las relaciones sentimentales, una baja autoestima puede hacer que una persona acepte las humillaciones y faltas de respeto dentro de una relación tóxica. Además, una relación tóxica también puede hacer que una persona que previamente tenía una buena autoestima tenga una autoestima más baja.

Por todo ello, es muy importante trabajar la autoestima para estar bien con uno mismo y también para estar bien con los demás y tener relaciones satisfactorias y basadas en el respeto. Como hemos visto, tener unos buenos niveles de autoestima puede ejercer como factor protector. En otras palabras, una buena autoestima nos puede proteger de cara a tener relaciones tóxicas o no saludables.

 

Referencias bibliográficas:

  • Castello, J. (2005). Dependencia emocional. Características y Tratamiento. Barcelona: Psicología Alianza Editorial.
  • Marín, A. (2019). Dependencia emocional y autoestima: relación y características en una población de jóvenes limeños. CASUS, 4(2), 85-91.
  • Ross, M. (2014). El mapa de la autoestima. Selección de Psicología.