Algunas personas relacionan el narcisismo con la psicopatía o los psicópatas. Por eso, nos parece interesante hacer una entrada donde explicar cuáles son las diferencias y las similitudes entre estos dos trastornos de personalidad.

Para ello, vamos a definir cada uno de los trastornos de la personalidad y después hablaremos sobre las diferencias y las similitudes.

 

Trastorno narcisista de la personalidad

Como hemos ido comentando a lo largo de todos los artículos de la saga sobre el narcisismo, es un trastorno de la personalidad perteneciente al grupo B (los que se refieren a comportamientos dramáticos o exagerados, emotivos o impredecibles). Se caracteriza por mostrar ideas de grandeza, necesidad de admiración y falta de empatía (DSM-5; APA, 2013).

En resumen, podríamos decir que el trastorno narcisista de la personalidad es un trastorno del grupo B en el que la persona que lo padece defiende sus necesidades, ideas, etc. pasando por encima de los deseos, ideas o necesidades de los demás.

Psicopatía – Trastorno de la personalidad antisocial

Aunque en el DSM-5 no se habla sobre la psicopatía, muchos psicólogos y expertos en salud mental opinan que la psicopatía en realidad se refiere al trastorno de la personalidad antisocial, que también puede llegar a conocerse como sociopatía (Ogloff, 2006).

Como el anterior, es un trastorno de personalidad perteneciente al grupo B. Este trastorno se caracteriza por la vulneración de los derechos de las demás personas, además de presentarse los siguientes síntomas (APA, 2013):

  • No cumplir las normas sociales o legales. Esto hace que en muchas ocasiones puedan incluso a llegar a ser detenidos.
  • Engaña y miente, utiliza alias o estafa, no por necesidad, sino por el placer que esto les genera a nivel personal.
  • Son personas impulsivas que no tienen capacidad para hacer planes.
  • Son personas agresivas y, en muchas ocasiones, se meten en peleas físicas.
  • No se preocupan de su propia seguridad ni de la de los demás.
  • Son personas irresponsables y esto hace que tenga problemas para mantener su puesto de trabajo u otras obligaciones.
  • No tienen remordimientos y muestra indiferencia sobre los aspectos anteriores.

Similitudes entre el narcisismo y la psicopatía

Después de analizar el DSM-5 (APA, 2013) podemos ver que en la sección de diagnóstico diferencial se explica que las personas con trastornos de personalidad antisocial y narcisista comparten las siguientes características: tendencia a ser de mente dura, simplista, superficial, explotadora y poco empática.

Además, también compartirían las siguientes similitudes:

  • Manipulación emocional y persuasión. Para conseguir lo que quieren, ambos pueden llegar a manipular emocionalmente o persuadir a sus “víctimas”.
  • Conseguir beneficio a costa de los demás. En ambos casos pretenden conseguir sus logros o metas, aunque esto suponga tener que pasar por encima de los demás.
  • Estilo comunicacional agresivo. Aunque veremos en el siguiente apartado que las personas con trastorno de personalidad antisocial son más agresivas, no nos podemos olvidar de que el estilo comunicacional de ambos es agresivo. Es verdad que en el narcisismo esa agresividad no es tan explícita (no suelen existir agresiones físicas), pero eso no quiere decir que no exista la agresividad de forma implícita. Como vimos en el artículo sobre comunicación asertiva, las personas agresivas no respetan los derechos de los demás, le dan más valor a sus opiniones y sentimientos despreciando los de los demás y esto es precisamente lo que ocurre en el narcisismo.

Asimismo, ambos trastornos, como hemos comentado anteriormente, pertenecen al grupo B de trastornos de personalidad. En este grupo se incluyen aquellos en los que se muestran comportamientos dramáticos o exagerados, emotivos o impredecibles.

Diferencias entre el narcisismo y la psicopatía

Nuevamente, si consultamos la sección de diagnóstico diferencial del DSM-5 (APA, 2013) veremos cuáles establece la Asociación Americana de Psiquiatría que son las principales diferencias:

  • Las personas narcisistas no tienen por qué ser personas impulsivas, agresivas o que engañen y/o estafen.
  • Las personas con trastorno de personalidad antisocial no tienen por qué necesitar tanto la admiración de las demás personas ni envidian a los demás.
  • Las personas con trastorno de personalidad narcisista generalmente carecen de antecedentes penales o conducta delictiva. Cosa que no ocurre en el trastorno antisocial.

Además, en otras fuentes bibliográficas también podemos leer las siguientes diferencias:

  • Gestión de emociones. Muchos autores coinciden en que la gestión de emociones es muy diferente en ambos trastornos. Es más, se dice que los psicópatas muestran y experimentan menos emociones que las personas narcisistas.
  • Las personas con trastorno antisocial de la personalidad no tienen conciencia. Uno de los criterios para diagnosticar trastorno antisocial es que la persona no tiene remordimientos y muestra indiferencia sobre las cosas que hace. Esto no ocurriría de la misma manera que en el narcisismo, ya que se ha visto que los narcisistas tienen un poco más de conciencia.
  • Las personas narcisistas tienen más ansiedad. En parte, debido a lo anterior, las personas narcisistas suelen tener niveles de ansiedad más elevados que las personas con trastorno antisocial.

Conclusiones


Antes de terminar, debemos mencionar algo importante y es que tenemos que tener en cuenta que tal y como se menciona en el DSM-5 (APA, 2013) si una persona tiene características de personalidad que cumplen con los criterios de más de un trastorno de personalidad, todos pueden llegar a ser diagnosticados. En otras palabras, una persona podría tener un trastorno narcisista de la personalidad, además de un trastorno antisocial de la personalidad.

A modo de resumen, podríamos decir que ambos trastornos son trastornos del grupo B, que en ambos existe un estilo comunicacional agresivo, manipulación emocional, poca empatía y conseguir beneficio a costa de los demás. Sin embargo, la impulsividad, el engaño o la estafa, la carencia de remordimientos, la presencia de antecedentes penales y la no necesidad de admiración son características propias del trastorno antisocial de la personalidad.

Lo que está claro es que son trastornos en los que se producen daño en las demás personas y que, por lo tanto, es importante que la persona afectada reciba un tratamiento que se ajuste a sus necesidades.

Referencias bibliográficas

  • American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders 5 (5ª ed.). Washington, DC.
  • Ogloff, J. R. (2006). Psychopathy/antisocial personality disorder conundrum. Australian & New Zealand Journal of Psychiatry, 40(6-7), 519-528.